Right between the edges, por Juan Daniel Perrotta

Hay quienes dicen que somos un cuerpo
e intentan subir desde ese pozo
aljibe
profundo tubo
aferrándose a una bamboleante cuerda
sus treinta y tres nudos
tanteando en la oscuridad
como con los ojos vendados
Tan lejana la luz
tan lejana
desde esa ficción nebulosa
Yo no soy eso
Yo no soy esto
Lo sé
Soy un atomo casi
un punto
denso
metálico
mercúrico
amtes del del Big Bang
Sin embargo estoy también aquí
chapoteando en este útero oscuro
al que pocas cosas me sujetan
Esparcir el humo del mapacho a los dioses
por si fuera ese mi único sentido
Plantar mis pies firmemente en la tierra
para digerir la energía
que alimenta a gaia
Sé que extrañaré algún puñado de estupideces
La cara de alegría de una madre sujetando mi hija
de reciente factura
El cuerpo fragante de las mujeres
cuando salen de la ducha
Esa niñita hurgando su bulto
como si estuviera cargado de pequeños milagros
Intento el camino del medio
Me debato entre el negro y el blanco
como en templo embaldosado
Pisando con cobarde valentía
tocando el culo del guardia
tropezando una y otra vez con las piedras del camino
Condenado a un rincón con orejas de burro
y así y todo
llevando la llama
que supira
palpìta
en mi linterna chilena.

"Porque todo aquello, lo mas valioso, merece guardarse en un sitio especial." Allí está el Abuelo, orando por la sanación de los vínculos. A mis hijas. Las de la carne, y las del espíritu.

I can’t stop.

A mis abuelos y abuelitos, por Juan Daniel Perrotta
Yo soy el otorongoyo soy el pumaMis garras son tus manosMis patas son tus piernasYo soy el otorongoyo soy el pumaYo subo hasta Intipara buscar el fuegoy bajarlo a la tierraYo soy el que lleva el fuegoal fondo de la tierraallí donde la serpiente anidapara que esta se yerga victoriosadesde la oscuridadtratando de alcanzar el solYo soy el otorongoyo soy el pumayo bajo la luz de Intia la profundidad de la tierrapara incendiar todo por el fuegoy transformarlo

A mis abuelos y abuelitos, por Juan Daniel Perrotta

Yo soy el otorongo
yo soy el puma
Mis garras son tus manos
Mis patas son tus piernas

Yo soy el otorongo
yo soy el puma
Yo subo hasta Inti
para buscar el fuego
y bajarlo a la tierra

Yo soy el que lleva el fuego
al fondo de la tierra
allí donde la serpiente anida
para que esta se yerga victoriosa
desde la oscuridad
tratando de alcanzar el sol

Yo soy el otorongo
yo soy el puma
yo bajo la luz de Inti
a la profundidad de la tierra
para incendiar todo por el fuego
y transformarlo

Poema tumbero (Romeo es un fakin arquetipo) por Juan Daniel Perrotta)

Uno no puede creer en la muerte del amor
Simplemente
uno no puede.
Como romeo mira atento la pequeña luz
por si apareciera
Como julieta vigila las amadas mejillas
temiendo que sea cierto
No no
-se dice-
el amor no ha muerto
Toma un tubo
sella una punta
pone una bala
Con ese vril tumbero vigilaa
la entrada de la cripta
Allí yacen
la noviecita adolescente de inmensas
novedosas tetas
Las madres que trajo al mundo
en remedo
Hasta la amada que su inconsciente llora
todas ellas están ahí
Forman su grupo de rock
en los infiernos
cantan
bailan
soterradas en tu memoria
mientras
en silencio
yaces a su lado
cantándoles
casi acunando.

Hangover, by Juan Daniel Perrotta

Entheogen´s master
Dear
beloved
tortured spirit lost in the caves
of addictions
Your heart a starving wolf
ripping the veins of God
losing me under the hurricane´s eyes
choosing coloured mirrors
over the rainbows.
Always searching for the muse
and counting.
I want U rock me.
I wanna roll U like a joint
and smoke Ur fluids
like a poison.

Imagen: Peggy’s Cove lighthouse Nova Scotia Canada


http://www.novascotiawebcams.com/en/webcams/peggys-cove-lighthouse/

http://youtu.be/LcOyJVmPR_8

B. (casi sin nombre), por Juan Daniel Perrotta


El amor es ese faro
anclado en el corazón
Navegante propenso a los naufragios
Hacedor de hijos y huérfanos
que trasciende la encarnatura
Vórtice que se lanza a la aventura
en este nuevo mundo
Vórtice que regresa a casa.
Mi amor es un marinero
eternamente errante
El tuyo es el faro que me guía
y me sostiene en las alturas de la locura.

Entre la Inquisición y la Santa Fe

Estoy parado junto a la carretera
Es una road movie
Es una road movie de bajo presupuesto
Sólo yo y la carretera
Más allá
(acá, allá y en todas partes)
el paisaje sereno de New Mexico
No hay calafate en este desierto
para que siga volviendo a él lo más jugoso de mi deseo.
Aquí estoy
igualmente
como si todo lo obrado desde allí
estuviera erróneo
Los carros son exhalaciones onduladas
rumbo a Santa Fe.
Creo que no pueden verme
No estoy en realidad
o estoy muerto
poco importa
Lo único que importa sos vos
heredera de un sueño
que comenzó aquí
y terminó sepultado entre jugos psicóticos
y bicicletas de pueblo.

Poema por Juan Daniel Perrotta.

Landscape painting, Georgia O’Keeffe

Señor de los ejércitos

Hay chiquitos marchitándose
ahí afuera
Libritos nuevos
de tapas rústicas
cuyas hojas nunca serán escritas
Solo unas pocas
con una mancha final como la firma de Fausto
Los nuevos führers
menean los rulos tras sus orejas
Mecen sus cuerpos ritualmente
Sentados
Sosteniendo un rollo sagrado
Musitando quedamente
Adonai
Adorando al señor de sus ejércitos
Ese inicuo propagador de la barbarie

Poema por Juan Daniel Perrotta

http://countercurrentnews.com/2014/07/idf-sniper-admits-on-instagram-to-murdering-13-gaza-children/

La vision ancestral y el retorno al origen from Juan Daniel Perrotta on Vimeo.

Aunque aquí todo se desdobla y se divide, y el tiempo es una “realidad” palpable para nosotros, el flujo de almas se manifiesta en este plano como dividido, pero es una sola energía, y está unida a ese flujo de almas que es la humanidad toda. Recién salimos, recién llegamos. No hay más que un sólo Ser, reconociéndose. Invitación a remontar esa corriente de almas de la que formamos parte, río arriba, a la manera de una trucha, invocando la energía de nuestros ancestros, limpiando, invocando la energía del Origen.